EL LARGO CAMINO HACIA LA ABSTRACCIÓN

La idea fundamental de este texto la expuse de forma más abreviada en la revista El ballet de las palabras en la que habitualmente colaboro (ver aquí) Lo retomo porque es una reflexión que llevo muchos años haciéndome y haciendo a todos los que me rodean: ¿hemos asumido las posibilidades creativas de la abstracción? ¿nos interesa la abstracción o seguimos buscando mímesis en el Arte? Tratando de dar algunas respuestas, pero dejando más interrogantes si cabe, utilicé entonces dos hechos artísticos para poder reflexionar sobre ésto: la  exposición dedicada a la influencia del Greco en los artistas de vanguardia y que se celebró en el Museo del Prado, y la dedicada por la galería José de la Mano al artista español Manuel Calvo.

Wassily_Kandinsky,_Improvisation_27,_Garden_of_Love_II,_1912._Exhibited_at_the_1913_Armory_Show
Vasily Kandinsky: Improvisación nº27 (Jardín del Armor) 1912 M.O.M.A. Nueva York

Para mi suerte y la de todos los amantes del arte, en estos días otro fantástico evento viene en mi auxilio: la exposición antológica sobre el artista Wassili Kandinsky en Centro-Centro (para más información ver aquí). Kandinsky fue uno de los primeros en romper con el concepto de figuración, partiendo de objetos figurados y tras un trabajo de investigación sobre color, forma y la manera de combinarlos, llegó a la abstracción en fechas muy tempranas. Sus colores y su visión derivaba en primer lugar del expresionismo alemán para dejarse seducir luego por el constructivismo y la Bauhaus.

Al Greco y a la fantástica exposición del Museo del Prado, dediqué más atención en un post del otro blog en el que colaboro: InvestigArt (ver aquí), pero me sirve para reflexionar sobre la vanguardia, porque en la exposición trajeron un nutrido y variado plantel de obras y artistas, alguno poco conocidos por aquí, que dejaban ver en sus cuadros la impronta del artista renacentista. No era para mí una novedad ver la influencia del Greco en artistas de Vanguardia, su influjo en Cezanne o Picasso es evidente, aunque siendo sinceros fue Don José Álvarez Lopera, tristemente fallecido en 2008, profesor del Dpto. de Historia del Arte III (Contemporáneo) el que nos enseñó esas relaciones. Vaya desde aquí mi homenaje.

La gran sorpresa era ver obra del estadounidense Jason Pollock, representante del expresionismo abstracto y creador de técnicas como el “dripping” y el “action painting”, que lejos quedan para muchos de nosotros de las figuras alargadas del genio afincado en Toledo. Pero visto en el contexto de la exposición sí que tenía mucho que ver, una obra tan profundamente abstracta como Gótico tiene elementos comunes de expresión artística, como composición y utilización del color que nos remiten al artista griego. Para entenderlo mejor hay que buscar el origen de la influencia del cretense en el estadounidense: la labor del pintor Benton, que incentivaba a sus alumnos, entre los que estaba Pollock, la copia de obras del Greco a partir de fotografías.

127_cd#_0164
El Greco, Cristo Resucitado, ca. 1600. Washington University in St Louis Art Museum.
126_cd_0164
Jackson Pollock, Gótico, 1944 M.O.M.A. Nueva York

Si Pollock y su conexión con el Greco era una sorpresa, las pintura de Adriaan Korteweg, pintor de la vanguardia holandesa, fueron todo un descubrimiento, su transposición de cuadros del de Candía al lenguaje del color aplicado con una pincelada gruesa y muy empastada, heredera del expresionismo e influenciada por el mismo Kandinsky, provocaron en el que les escribe, una autentica atracción al instante. Era fácil descubrir las formas originarias, ya que junto a los cuadros del holandés, podíamos observar los originales del Greco, pero la potencia de la pincelada empastada y su efecto con un relieve pronunciado son única y verdaderamente sorprendentes. Un pintor por descubrir o quizás redescubrir.

La otra exposición que menciono: Manuel Calvo (para más información sobre la misma ver aquí), hace una labor de recuperación de un artista de la abstracción geométrica española de la segunda mitad del siglo XX. Esta corriente tuvo mucha vigencia en Hispanoamérica, pero en España se vio truncada por la difícil situación política y social, bien es cierto que aquí hubo otra corriente de abstracción relativamente tolerada por el régimen, aunque usase la crítica a este sistema político como base para su abstracción, podemos citar ejemplos como Millares, Saura o Tapies. Pero lo que me gusta de la abstracción geométrica de Calvo es su rotundidad y sencillez, la obra elegida por el artista y galería para la exposición Silencio es obra sólo usando el blanco y el negro como colores, es decir formas geométricas y bicromía, economía de medios con las que logra unos lienzos potentes, llamativos y finalmente bellos. Es encomiable la labor de recuperación de estos pintores abstractos españoles e iberoamericanos realizada por la galería José de la Mano (ver sitio web aquí) que además nos permitió a un grupo de cuentas de twitter y blogs realizar una fantástica Exposición Virtual (ver aquí y aquí) como un acercamiento nuevo al arte contemporáneo, sobre todo la abstracción geométrica, desde las redes sociales.

En los últimos días también hemos asistido a la fantástica exposición: arte contemporáneo en palacio. Pintura y escultura en las Colecciones Reales, que se estará celebrando hasta febrero de 2016 y que representa el triunfo de la abstracción española en las grandes colecciones del siglo XX. Nombres como Millares, Palazuelo, Feito, Muñoz, Barceló, Sicilia, son todos fundamentalmente abstractos. Lo que nos explica que es un lenguaje que ha sido aceptado por el mercado del arte, por la crítica y por el público especializado. Es el gran público al que hay que contarles porqué son interesantes esas opciones estéticas y que reflejan estas pinturas o esculturas algunas de una belleza atractiva por sí misma, pero que en esta exposición se ve aumentada, si cabe, por el marco expositivo: las salas de exposiciones temporales del Palacio Real de Madrid.

La larga carrera hacia la abstracción tiene hitos tan fundamentales e impactantes como las sinfonías de colores de kandinsky, la abrumadora sencillez icónica de Malevich o la profundidad de matices de un Rothko…

Necesitamos una didáctica de la abstracción, del arte de vanguardia en general y poder acercar al público con un conocimiento previo. Con el conocimiento se consigue la comprensión, con ésta la valoración y de aquí la aceptación.

Y es que si hay un gran descubrimiento por parte de los artistas contemporáneos, éste es la ruptura con la necesidad de imitar del natural, o que su obra tenga que reconocerse un elemento formal. El camino a la abstracción que fue largo, consiguió que la pintura pudiera independizarse de la necesidad de la imitación, de parecerse a algo y lo que es más importante, de juzgarse por la semejanza con ese algo. La abstracción permite a los artistas soñar con mundos nuevos, con arte nuevo que refleje nuevas sociedades y valores. También permite hacer una crítica a la situación que viven o a la tradición que les lastra. La abstracción es un vehículo de expresión más directo, donde el espectador en muchas ocasiones está sólo y ha de juzgar o valorar guiándose sólo por sus gustos, por lo impactante o no de composición, forma y color. Para ver abstracción pura, hemos de limpiar nuestras mentes de prejuicios, porque nada nos piden encontrar, sino quizás a nosotros mismos.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Federico Isele dice:

    Muy interesante!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s