RUIZ DEL PERAL. EL CANTO DEL CISNE DE LA ESCULTURA BARROCA GRANADINA.

Ruiz del Peral, Torcuato. Exfiliana (Granada) 16. V. 1708 – Granada 6. VII. 1773.

Escultor*.

DSC03569
Torcuato Ruiz del Peral. Cabeza de San Juan Bautista. Foto: blog de de gestionarte.

Considerado el último gran representante de la escultura barroca granadina, Torcuato Ruiz del Peral aporta el gusto tardo-barroco o rococó, de brillante policromía y movidos y amplios ropajes con bordes aristados, a unos esquemas compositivos que derivan de Alonso Cano, con un gusto especial por los modelos geométricos tendentes a esquemas fusiformes. Su formación también como pintor hará que él mismo se encargue de la policromía de sus obras, controlando así el resultado final de las obras, a las que no dudará en añadir postizos para lograr mayor efectismo: telas encoladas, ojos de cristal, pestañas, etc. Conjugando así un realismo agudo y la plástica barroca más exaltada, su obra y la de sus seguidores y colaboradores mantendrán el espíritu barroco en un momento en el que ya se percibe el avance de la estética más clasicista que viene de la Academia.

Torcuato Ruiz del Peral. Cristo. Foto: blog de de gestionarte.

Ruiz del Peral nació en Exfiliana, población cercana a Guadix en la provincia de Granada. Sus padres, Nicolás Ruiz y Gerónima del Peral, son labradores acomodados y Torcuato será el sexto hijo del matrimonio.

Su formación se realizará en Granada, donde lo encontramos en 1722, dentro del taller de Diego de Mora (Granada 1656-1729), de la saga del mismo nombre, aunque el más afamado es su hermano José de Mora. En este taller entraría en contacto con el pintor Benito Rodríguez Blanes, que le formaría en todo lo concerniente a su arte. Tras tres años de aprendizaje, entrará a formar parte del taller de Diego como ayudante, trasladándose a vivir a su casa, donde pasará cuatro años más.

san-juan-de-dios-frontal_0
Diego de Mora. San Juan de Dios. Hospital de San Juan de Dios (Granada). Foto: Museo Virtual Granada.

Con Benito Rodríguez, Ruiz del Peral aprende a trabajar las policromías, que en su caso van a estar llenas de matices delicados, con esgrafiados y toques de oro en algunas zonas con tratamiento muy preciosista, pero manteniendo grandes tonos planos y fuertes en los ropajes. Las carnaciones las hará a pulimento, como es habitual en las policromías dieciochescas, pero no hacen sino incidir en el realismo que el escultor quiere dotar a sus obras.

En 1734 conoce a Beatriz Trenco con la que contraerá matrimonio en la Iglesia de Santiago de Granada el 4 de marzo de 1747. Fruto de este matrimonio nacerán seis hijos.

Uno de los encargos más importantes que recibió fue la realización de los pulpitos y sillería del coro de la catedral de Guadix, obra singular por sustituir los relieves de los tableros, típicos de las sillerías, por figuras de bulto redondo cubiertas por baldaquinos. La práctica totalidad de su obra en Guadix fue destruida en 1936.

Torcuato Ruiz del Peral. Coro de la catedral de Guadix. Foto: Turismo Granada.

El resto de su producción se centra fundamentalmente en la ciudad de Granada, allí recibirá encargos importantes como la realización de varias esculturas para la parroquia de los Santos Justo y Pastor. En este templo realizará las tallas de los santos titulares y dos arcángeles, San Miguel y San Rafael, en los que dará dotes de maestría en el acabado de las policromías

Una de las creaciones más singulares de Ruiz del Peral, es la disposición sentada de la Dolorosa. Donde aúna la tradición granadina de vírgenes sedentes, como las de Alonso de Mena o Alonso Cano, con el tipo de Dolorosa  arrodillada de José Risueño. Dejando ejemplos en los templos de la Magdalena y Santos Justo y Pastor de Granada,  en el convento de Santa Catalina de Valladolid y otra en el museo de la Catedral de Guadix, así como la cara y manos de la actual patrona de Guadix, la Virgen de los Dolores, que es imagen de vestir.

Torcuato Ruiz del Peral. Dolorosa. Foto: Blog de gestionarte.

Realizó también la imagen de la Virgen de las Angustias, que se venera en la iglesia de Santa María de la Alambra, y que es iconográficamente una Piedad, en el que aumenta el naturalismo en el cuerpo del Cristo que parece descoyuntado. En este tipo de piezas se deja ver la huella que había dejado en Granada la obra de Risueño.

Alhambra Granada.png
Torcuato Ruiz del Peral. Virgen de las Angustias. Santa María de la Alhambra. Foto: José María Cámara Salmerón.

Otro tema que va a abordar en varias ocasiones con un resultado satisfactorio es el de cabezas de santos degollados. En este tipo de obras hará demostración de su virtuosismo técnico, tanto en la talla como en la policromía, consiguiendo figuras de un gran naturalismo. Dejó ejemplos en la Catedral de Granada, en el oratorio de San Felipe Neri de Cádiz y otra que actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, esta última se sabe además que fue utilizada como ejemplo en la enseñanza de la escultura, ya que han aparecido varios vaciados de yeso hechos para tal fin.

También son de su mano las tallas de San José y San Cayetano de la parroquia granadina de San José, así como una Inmaculada de la iglesia del Sacro Monte.

Es de su mano el pequeño Nazareno de la colegiata de Santa María de Huescar, donde realiza un trabajo minucioso, consiguiendo altas cotas de preciosismo.

Cuando contaba con 64 años de edad contrae una grave enfermedad que le provocará su muerte el día 6 de julio de 1773 a los 65 años. El dato preciso nos lo da Cean en la biografía del escultor en su Diccionario histórico. Tras la muerte del maestro, las obras del coro de Guadix, todavía sin terminar, pasarán a sus ayudantes y colaboradores del taller.

Obras de ~: Virgen dolorosa, s. t. s. XVIII; Imágenes del retablo del Hospital de San Juan de Dios de Lucena, s. t. s. XVIII; Piedad, s. t. s. XVIII; Santos Justo y Pastor, s. t. s. XVIII; San Miguel y San Rafael, s. t. s. XVIII; Púlpitos de la catedral de Guadix, s. t. s. XVIII; Coro de la catedral de Guadix, s. t. s. XVIII; Virgen de los Dolores, s. t. s. XVIII; Virgen de la Humildad, s. t. s. XVIII; Cabeza de San Juan Bautista, s. t. s. XVIII; San Jerónimo, s. t. s. XVIII; San Juan decapitado, s. t. s. XVIII; Virgen con el niño de Valderrubio, s. t. s. XVIII; Virgen de los Dolores, s. t. s. XVIII; San Antonio, s. t. s. XVIII;

Bibl.: J. A. CEÁN BERMÚDEZ, Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España, Madrid, 1800 (ed. Madrid, Akal, 2001); A. GALLEGO BURÍN, “Un escultor del siglo XVIII: Torcuato Ruiz del Peral” Cuadernos de Arte, Granada, 1936, pp. 185-327; El barroco granadino, Madrid, 1956; I. N. LÓPEZ-MUÑOZ y F. ROMACHO LÓPEZ, Torcuato Ruiz del Peral: Escultor imaginero de Exfiliana. III centenario de su nacimiento (1708-2008), Granada, Ayuntamiento de Valle del Zalabí y Diputación de Granada, 2008; J. J. MARTÍN GONZÁLEZ, “Cabezas de santos degollados en la escultura española” Goya, nº 16, 1957, pp. 210-213; Escultura barroca en España (1600-1700), Madrid, Cátedra, 1983; F. J. SÁNCHEZ CANTÓN, Escutura y pintura del siglo XVIII. Francisco de Goya, col. Ars Hispaniae, XVII, Madrid, 1965;  J. URREA, “Una dolorosa de Torcuato Ruiz del Peral en Valladolid” Boletín Bellas Arte, nº 8, Sevilla, 1980, pp. 253-256.

*Esta biografía salió publicada en el el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia (ver aquí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s